iTunes USA: Poniendo puertas al campo

Enviado por el 26 febrero, 2012 en blog, Redes | Sin comentarios

Cada vez que veo un capítulo de Modern Family pienso lo mismo: “que manía con tratarnos como animalitos”. Resulta que la limitación regional de servicios como iTunes para poder comprar desde aquí episodios que todavía sólo están disponibles allí es completamente artificial y sólo responde a criterios de derechos de las series. Ni siquiera de impuestos. Resulta que como algunos tienen derecho a obtener beneficios comprando los derechos de los autores (haciendo de intermediarios) pues los demás tenemos que aguantarnos sin verlas hasta que decidan destrozarlas con el doblaje y emitirlas aquí. Por no mencionar las horas a las que se han emitido algunas temporadas de Dexter o series que sencillamente no han llegado a nuestro mercado.

El caso es que lo que realmente provoca es que al final los usuarios tengan dos alternativas. Una cómoda y otra incómoda. La solución incómoda es abrirse una cuenta en la tienda USA, con lo que eso supones de cambios de logging cada vez que vas a actualizar apps, etc. Esta opción, por lo menos supone una forma medio “legal” y consigue que tu pago sirva para remunerar a los autores.

Sin embargo, la forma más cómoda de conseguir esos capítulos es directamente descargándolas. No te lleva más tiempo ni encontrarlas ni bajarlas. A pesar de la patochada del FBI contra megaupload (que habrá que ver como termina) seguirán apareciendo sitios o tecnologías que permitan disfrutar de esas maravillosas series que nunca aprenderemos a hacer aquí.

O quizá sea eso lo que pasa. El problema puede ser que si esas series llegan a nuestros televisores, sin que nuestras cadenas hagan caja y pagando directamente (o casi) al autor, igual los que hacen cosas como Aida, Matrimoniadas, Los hombres de Paco y similares, verán como poco a poco pierden cuota de público. Y con cada vez más colegios bilingües, el problema irá a más.

Solución: ponemos puertas por el campo y decidimos nosotros quién puede pasar y quién no. Y a quién tiene que “untar” para poder pasar.

Con lo grande que es el campo, que fácil es rodear esas puertas.

Share to Google Buzz
Share to Google Plus
Share to LiveJournal

Deja tu comentario